Artículos Entrevistas

Mujeres tatuadoras: entre la creatividad y el machismo

Entre lo que dictan las técnicas tradicionales y la creatividad de cada artista, el mundo del tatuaje —como muchos otros— está dominado por hombres y abrirse un espacio resulta un trabajo extra para muchas mujeres que deciden dedicarse a plasmar sus ilustraciones en la piel de otros.

Entrevistamos a tres mujeres que, con su estilo propio, han decidido hablar sobre su experiencia, sus expectativas y su forma de trabajar. Acá sus historias:

Ilustración, diseño y tatuaje: Sirena

Sinaí nació en Guadalajara, pero es trotamundos. Aprendió a tatuar en Playa del Carmen, se fue a vivir a Italia, se hizo profesional en Los Cabos y ahora, con un bebé de dos meses habituado al sonido de la máquina, tatúa en un pequeño estudio de Guadalajara.

“Es muy fácil que la gente te llegue con copias y es muy importante negarlo desde el principio y darte ese lugar y respetar el lugar de los colegas”.

Sinaí.

A Sinaí la conocen también como Sirena y es diseñadora de profesión, pero se ha dedicado a la ilustración y perfeccionado su estilo, ya muy definido y reconocible, tanto así que sus clientes la buscan por su trabajo de años.

“Cuando estaba en Cabo llegaban preguntando por mi trabajo, el hecho de que te elijan por tu estilo es bien importante, porque es muy fácil que la gente te llegue con copias y es muy importante negarlo desde el principio y darte ese lugar y respetar el lugar de los colegas”, dice en entrevista para Diéresis MX.

Sinaí enfrentó comentarios misóginos tras su embarazo.

Con su embarazo llegaron comentarios misóginos sobre si podría o no seguir tatuando, “creen que vas a ser mamá y se te cortan las manos y que ya no vas a poder hacer nada”, dice mientras explica que uno de los conflictos en el estudio en el que trabajaba en Los Cabos fue su embarazo, “no es imposible ni complicado, seguí tatuando por mi cuenta hasta las últimas semanas del embarazo, mi bebé está acostumbrado al sonido de la máquina”.

La vida con Río, su bebé, cambió por completo, pero no ha dejado de trabajar en como tatuadora y, explica, que incluso su empleo le da la flexibilidad de pasar más tiempo en casa y diseñando.

Si te interesa saber más sobre el estilo de Sinaí, puedes entrar a su perfil de Instagram @sirena_soy.

Llevan mis ilustraciones en la piel: Ximena

Ximena lleva un año y medio tatuando y cada día perfecciona su técnica, blackwork.

Como a la mayoría de las mujeres que se dedican a tatuar, abrirse un espacio le ha costado que tanto compañeros como clientes no la tomen en serio, “como en muchos ámbitos artísticos, el medio del tatuaje sigue siendo muy machista”, dice a Diéresis MX y explica que tatúa porque le gusta la idea de que la gente lleve sus ilustraciones en la piel “y así tengan vida propia”.

“Como en muchos ámbitos artísticos, el medio del tatuaje sigue siendo muy machista”.

Ximena.

Más allá del machismo, el reto para mejorar su trabajo es entender cómo funciona el tatuaje y lograr una buena técnica pues “no es fácil trabajar con una superficie viva”.

Si vives en la Ciudad de México y quieres un tatuaje de Ximena, puedes ver su book en su cuenta de Instagram @xims11.

Autodidacta y con apoyo de la familia: la historia de Sam

Sam Betania tiene 22 años, lleva poco más de un año como tatuadora y sus primeros trabajos están en la piel de su hermano y su papá. Es el ejemplo de una joven que con el apoyo de su red más cercana ha logrado encontrar un estilo, perfeccionar su técnica y crecer en el mundo del tatuaje.

Su primer tatuaje lo hizo hace más de dos años, pero profesionalmente se ha desarrollado desde hace un año con un estilo en blackwork y japonés, “he intentado implementar un estilo combinado”.

Mucho de lo que sabe lo aprendió sola, en parte por miedo a que no la aceptaran en un medio tan dominado por hombres “fue una barrera que yo puse, pero sí fue un aprendizaje más lento”.

Samantha compró su máquina y el mismo día tatuó a una amiga y a ella misma, después a su familia, “a mi papá le tatué un pez beta, mis papás me apoyan mucho”.

Todo es con práctica, dice, a prueba y error, a quitarte las barreras personales y buscar tu propio estilo.

Si quieres saber más sobre el trabajo de Sam, puedes visitar su perfil de Instagram @sambetania.

Diana, el ejemplo de que la escena está cambiando 

Diana Félix lleva más de tres años y medio tatuando y asegura que hasta ahora, no ha vivido ninguna actitud machista, pues “ha sido una industria bastante amigable que actualmente está abierta para cualquier género”. 

Si bien el adentrarser a un mundo de hombres no fue lo que más le preocupó en un inicio, sí lo fue el dejar un trabajo común. 

“Mi mayor obstáculo fue superar el miedo a renunciar a un trabajo convencional y cambiar por completo las actividades a las que estaba acostumbrada, el aventurarme en un mundo al principio completamente desconocido”, dijo en entrevista con Diéresis. 

Y al parecer hizo lo correcto. Diana ha viajado invitada por estudios de diferentes partes del mundo para dejar su trabajo plasmado en la piel de las personas, uno de los principales motivos por los que decidió convertirse en tatuadora.

“Me enloquece la idea de que las personas sin conocerme se identifiquen con mi gráfica y decidan tener una de mis piezas presente para siempre en su vida”, dijo. 

Texto y entrevistas: Ana Estrada y Mariana R. Fomperosa

2 comments on “Mujeres tatuadoras: entre la creatividad y el machismo

  1. Pingback: XI. Lo que significa la tinta en la piel – Diéresis MX

  2. Qué orgullo que una de estas tatuadoras sea mi amiga y llevar su arte en mi piel 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: