Reseñas

El café más caro del mundo es digerido por animalitos y nosotros lo probamos

Trescientos pesos pueden gastarse en muchas cosas: por ejemplo, entradas para dos personas al cine —y, si pones un poco más, hasta en salas VIP— o algunos planes tarifarios de celular. Equivalen a casi tres salarios mínimos con los que una familia podría tener la comida de apenas un día (limitándose en la cantidad de proteína animal). También es lo que cuesta una taza de 250 ml del café más extraño, raro y exclusivo del mundo: el Kopi Luwak.

¿Qué lo hace tan exótico? Los granos de este café pasan por un proceso muy peculiar. Primero, las bayas son escogidas por civetas —pequeños mamíferos parecidos a los gatos—, para comérselas. Luego de seleccionar las mejores, los cafeticultores deben esperar que los granos de café salgan en las heces de los animales. 

Los ácidos y las enzimas que se producen en el sistema digestivo de las civetas hace que los granos pierdan acidez y adquieran un nuevo sabor. El resto ya lo sabemos. Lo tuestan, lo muelen y lo sirven. Eso es lo que lo hace tan excéntrico. 

Es originario principalmente de la isla de Sumatra, en Indonesia, aunque también hay productores en Filipinas que intentan suplir la demanda del café que se hizo popular gracias a una película hollywoodense (The Bucket List, de 2007, con Jack Nicholson y Morgan Freeman). 

Si una taza puede costar 300 pesos, imagina una libra (450 grms). El Kopi Luwak puede llegar a tener un precio de hasta 220 dólares, casi cinco mil pesos. 

En México no es tan común, pero no es difícil encontrarlo. Basta con ir a cualquier City Market para pedir un espresso o un americano. Tampoco es tan popular. La sucursal que más vende, según nos dijeron, saca unas cuatro tazas al día y es el de Plaza Carso. ¿Sorprendidos? Yo tampoco. 

Espresso o americano, las fomras más comunes de beber el Kopi Luwak (Foto: Ángel Soto)

Tomar el café es toda una experiencia más por el ritual de preparación y la emoción de tomarlo que por el sabor en sí. 

En una charola, te dan una botellita de agua mineral italiana, un vaso con hielos y una pequeña tarjeta que certifica que tomaste Kopi Luwak. La mía tiene el número 4411 inscrito en pequeños números rojos bajo la leyenda “usted ha tomado café original indonesio Kopi Luwak”. Atrás, la foto de una pequeña civeta te recuerda por qué pagaste lo que pagaste. 

[El certificado que te dan al tomar el café. Foto: Mariana R. Fomperosa]

Un sabor difícil de explicar y fácil de olvidar 

Honestamente, no sabía qué esperar de su sabor. Sabía el proceso que había pasado, pero nunca me imaginé su aroma intenso, robusto y sólido. A café cargado. 

Su sabor me recordó a todos los cafés que había tomado antes pero a ninguno en particular. Era terso, fuerte en la lengua y nada de acidez. Luego de varios sorbos, una pequeña nota de chocolate y nuez se atravesó por mi paladar. Pero hasta ahí. 

Aroma intenso, robusto y sólido. (Foto: Ángel Soto)

¿Por eso había pagado 300 pesos? Un café nada excepcional más allá de su historia… Por supuesto que no lo volvería a pagar. Una vez fue suficiente. Y, sobre todo, luego de leer lo que pasa con todos los animales que se ven involucrados con cualquier cosa que se pone de moda. 

De acuerdo con The New York Times, la popularidad del Kopi Luwak ha hecho que cada vez más personas busquen a las civetas y las tengan en cautiverio para poder ganar dinero haciéndolas comer y defecar café. Eso si deciden que es mejor negocio a comérselas, pues son una delicateza en Indonesia. 

Una civeta que hace posible el Kopi Luwak. [Foto: Wikicommons]

También se han registrado productores que hacen pasar café tostado por Kopi Luwak, elevando el precio de los granos y ofreciendo, muchas veces café quemado o de baja calidad. 

Para los fanáticos del café y su sabor intenso que envuelve la lengua a cada trago, el Kopi Luwak es una café más que vale sólo por la experiencia, pero de que hay mejores granos y tostados —especialmente en México—, los hay. 

1 comment on “El café más caro del mundo es digerido por animalitos y nosotros lo probamos

  1. Pingback: VI. Placer milenario – Diéresis MX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: