Entrevistas

‘Game of Thrones’ también es una telenovela… aunque te cueste aceptarlo

Las telenovelas forman parte de nuestra vida desde hace décadas. Basta pensar, por ejemplo, en aquellas tardes en que, junto a nuestra madre, veíamos alguna telenovela estelar de Televisa. Y aunque fuera el caso que en nuestro hogar no se vieran estas historias, igual no había —no hay— manera de escapar de ellas: las referencias a los melodramas podían encontrarse ahí en las pláticas de nuestros compañeros o compañeras de escuela. Ahora pueden hallarse, aunque sea para burlarnos de ellas, en redes sociales, donde abundan los memes que encumbran a aquellos memorables personajes que alguna vez interpretaron actrices como Thalía, Itatí Cantoral o Gaby Spanic, por mencionar sólo tres de las que podrían integrar una larga lista.

Si tanto así las telenovelas nos han acompañado, ¿por qué ahora se les mira con recelo? ¿Por qué la distancia que queremos marcar?

“Estoy convencido de que la palabra telenovela ha perdido prestigio porque invariablemente se asocia a producciones baratas, acartonadas, mal hechas”, dice el crítico de televisión Álvaro Cueva en una entrevista telefónica con Diéresis MX. “Porque para cualquier espectador del siglo XXI, de repente mirar una telenovela, que se haya hecho en los años 60 o en los años 90, es una experiencia decadente”. O risible, como muestran videos que circulan en la red y que resumen en unos cuántos minutos todos los sinsentidos que, quienes crecimos con ellas, disfrutamos de las telenovelas.

“La palabra telenovela ha perdido prestigio porque invariablemente se asocia a producciones baratas, acartonadas, mal hechas”.

Álvaro Cueva, crítico de televisión.

¿Quién va a querer mirar la telenovela estelar de cualquier cadena televisiva cuando tenemos frente a nosotros una producción como Game of Thrones? De manera aventurada, podríamos afirmar que nadie. Lo cierto es que aún hoy las telenovelas —aunque muchos de sus responsables no se atrevan a presentarlas como tal— son consumidas por miles y miles de espectadores en todo el mundo. Para muestra, producciones como El señor de los cielos o La Reina del Sur cuentan con más de una temporada. Podríamos preguntarnos: si son telenovelas, ¿por qué hablar de temporadas? En palabras de Cueva, “un altísimo porcentaje de lo que tenemos en pantalla actualmente” cumple con los requisitos para ser designado bajo el título de telenovela… incluida aquella historia de la que estas semanas todos hablan (o hablamos): Game of Thrones.

“Una telenovela tiene elementos muy específicos que tenemos que destacar: primero continuidad, que los capítulos van hilados (…); segundo, las telenovelas son historias que pertenecen a un género dramático llamado melodrama, donde todo el tiempo se están viendo los contrastes entre ricos y pobres, entre buenos y malos, entre hombres y mujeres, entre gente del norte y gente del sur, chairos y fifís; y por último, las telenovelas son historias pasionales (…) un ejercicio dramático, en el que los personajes caen y se levantan, hasta que encuentran la gloria, la cual puede ser encontrada de muchas maneras”, apunta el crítico de televisión.

Es por ello que, aunque muchas producciones nos sean vendidas como teleseries, megaseries o serienovelas, éstas no dejan de remitirnos a aquel formato tan conocido por todos los mexicanos. Basta recordar la exitosa Luis Miguel: la serie, que aunque con que su propio título intentaba marcar distancia de los clásicos culebrones, no fue suficiente para que cada domingo por la noche, más de uno —me incluyo— pronunciara la conocida frase: voy a ver mi novela de las nueve. Eso sí, esta vez por streaming. Y como la bioserie de El Sol, hay muchas otras que bien podrían ser llamadas telenovelas —mi favorita, por ejemplo: How to Get Away with Murder.

Las telenovelas —las televisoras y la industria de la televisión, en general— se encuentran en un proceso de transición, de adaptación, tal vez empujado por las transformaciones digitales y el auge de compañías de producción y distribución como Netflix, Amazon y la inminente Disney+. En este escenario, Cueva lamenta que Televisa y TV Azteca estén dejando de apostar o estén apostado poco por este formato en aras de una supervivencia económica.

Más allá del caso nacional, Cueva sostiene que la telenovela está lejos de morir, gracias a ejercicios que proceden de diversas partes del mundo. En países como Turquía, Corea del Sur o Brasil, la telenovela pisa fuerte. “Muchas personas están experimentando con [el formato de] las telenovelas, en los últimos años se ha ido experimentando hasta llevarlo a nuevas direcciones, nuevas versiones, nuevas posibilidades”, apunta Cueva, quien recuerda que si hace un par de décadas —en los 90 y principios de los 2000— las telenovelas solían durar meses o incluso años, ahora éstas son emitidas algunas semanas.

“Hay algo que se le olvida a la gente —dice Cueva—, las primeras telenovelas en los años 50 eran muy cortitas, realmente nos estamos yendo al pasado”.

La Reina del Sur es el fenómeno mediático más importante en Estados Unidos, después de Game of Thrones“.

Álvaro Cueva.

Y sí, estamos mirando al pasado. No sólo en lo que respecta a la duración de las historias, sino a los títulos mismos. Televisa, por ejemplo, anunció que este año lanzará Fábrica de sueños, un proyecto que constará de 12 de sus telenovelas más emblemáticas de la compañía —Cuna de lobos, Los ricos también lloran, Quinceañera, por nombrar algunas—, con guiones que serán actualizados y llevados a la pantalla en tan sólo 25 capítulos. La televisora de San Ángel no es la única cadena que está recurriendo a títulos ya probados. Para el mercado latino en Estados Unidos, Telemundo transmite actualmente Betty en NY (la enésima adaptación de la exitosa producción colombiana Yo soy Betty, la fea) y la segunda temporada de La Reina del Sur, producción que Cueva considera “el fenómeno mediático más importante en Estados Unidos después de Game of Thrones”.

View this post on Instagram

When the sky falls down upon them. #GameofThrones

A post shared by gameofthrones (@gameofthrones) on

Telemundo es un ejemplo mundial de evolución —reconoce el crítico—, lo que están haciendo es genuinamente telenovela del siglo XXI”, producciones que le permiten anticipar que “el futuro de las telenovelas apenas se está empezando a escribir, todo lo que hemos vivido en los últimos 60 años no es nada comparado con lo que vendrá, vienen telenovelas más fuertes, más poderosas, más inquietantes, más caras, más globales… con otro nombre, pero ahí vienen”.

0 comments on “‘Game of Thrones’ también es una telenovela… aunque te cueste aceptarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: