Artículos

Netflix vs. Disney: ¿la batalla que el espectador no quería ver?

Aunque la competencia entre compañías suele traducirse en beneficios para los consumidores, en el caso de la televisión no es necesariamente así.

Parece mentira que fue hace apenas seis años que Netflix estrenó su primera gran producción original. El 1 de febrero de 2013, la compañía de streaming lanzó la primera temporada de House of Cards, una serie que cambiaría la historia de la televisión y de la forma en que la consumimos. Seis años más tarde, y luego de conseguir 149 millones de suscriptores alrededor del mundo, Netflix está a las puertas de la batalla contra quienes podrían hacerle sombra a su éxito o incluso sacarlo del juego: hablo de Disney+, la plataforma de streaming que la compañía lanzará en Estados Unidos en noviembre de 2019, y Apple TV, que contará con el trabajo de renombradas figuras de Hollywood.

Si bien es cierto que Netflix ya ha enfrentado competencia por parte de otras empresas como Amazon y YouTube, a nivel global, o Blim, en el mercado nacional, lo cierto es que por primera vez hará frente a compañías que podrían frenar su crecimiento o, peor todavía, hacerle enfrentar pérdidas. ¿Por qué pensamos en ello? Vayamos por partes.

Si bien hubo un día en el que, en una tarde lluviosa o un fin de semana de flojera, los suscriptores de Netflix podíamos encontrar en el catálogo aquellos títulos de películas que nos resultaban familiares, casi como una vuelta al hogar o la infancia, lo cierto es que eso sucede cada vez menos. El éxito del servicio de streaming llevó a que otras marcas intentaran replicar la fórmula, lo que ocasionó que su catálogo se redujera. Sin ir más lejos, en México Televisa rompió relación con Netflix y retiró títulos como Vecinos, Rubí o Rebelde, para lanzar todo este contenido original en su propia plataforma de streaming, Blim, que si bien fue duramente criticado en un inicio, fue uno de los factores que orilló a la marca estadounidense a redoblar su apuesta en lo que respecta a producciones originales.

Es sencillo ingresar a Netflix y reproducir alguno de sus títulos originales, como Orange is the New Black, Sabrina o incluso series que apelan mucho más al público mexicano, como La casa de las flores, Club de Cuervos o Luis Miguel: la serie. En contraste, es complicado hallar títulos clásicos, aquellos a los que nos aferramos en volver una y otra vez. Hasta ahora, sin embargo, Netflix contaba con la fortuna de contar para su catálogo con producciones de Disney, Pixar, Lucasfilm o Marvel, situación que muy pronto pasará a la historia.

Con un costo equivalente a 131 pesos mensuales, Disney+ será más barato que Netflix en Estados Unidos, donde actualmente cobra 245 pesos al mes. Los títulos, tan conocidos por público de todo el mundo, así como el precio, no son los únicas lanzas con las que Disney se está tirando a matar. Previo al lanzamiento de su plataforma, Disney cerró la compra de la 21st Century Fox, con la que importantes franquicias como X-Men, Los 4 fantásticos o Avatar, por no mencionar series como Los Simpson o The Walking Dead, pasan a formar parte de su basto catálogo. Por otro lado, Variety ya reportó que, sin pretender competir por ahora con Netflix en lo que respecta a producción, la compañía del ratón tiene pensado destinar unos 500 millones de dólares para crear programación original en su primer año.

Apple TV es caso aparte. Si bien es cierto que la empresa de Cupertino no cuenta con el atractivo catálogo que posee Disney, sorprendió en marzo cuando Tim Cook anunció a una larga lista de personalidades de Hollywood, quienes encabezarán o crearán proyectos exclusivos para la aplicación de próximo lanzamiento. Oprah Winfrey, por ejemplo, contará con su propio show en la plataforma; Jennifer Aniston, Reese Witherspoon y Steve Carrell anunciaron The Morning Show, que abordará las relaciones de poder entre los presentadores de noticias; Steven Spielberg, por su parte, presentó una serie que mezclará ficción con importantes acontecimientos históricos como la Segunda Guerra Mundial.

J.J. Abrams, Jason Momoa, Jennifer Garner, Josh Gad, Ewan McGregor, Jada Pinket Smith, M. Night Shyamalan, Chris Evans, Brie Larson, Octavia Spencer, Aaron Paul y Leslie Odom Jr. son algunas otras de las personalidades que ya colaboran con Apple en la producción de contenido original para su plataforma, que, se pretende, será lanzada en otoño de este mismo año.

Aunque en primera instancia el enfrentamiento entre estos gigantes pudiera parecer atractivo para las audiencias, lo cierto es que hasta ahora competencia no ha sido sinónimo de un total beneficio para el espectador, que si bien tiene una mayor oferta de contenido, éste también se encuentra segmentado en distintas plataformas, cada una de las cuales implican un desembolso significativo. Por ahora, el futuro de la televisión no se nos presenta como un escenario accesible para el grueso de las audiencias. Si un televidente desea ver The Avengers, pero también Santa Clarita Diet, pero también 40 y 20, pero también El Show de Oprah, pero también Diablo Guardián, tendrá que hacer un gasto no doble, sino tanto como su sed de televisión se lo exija.

0 comments on “Netflix vs. Disney: ¿la batalla que el espectador no quería ver?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: