Artículos

¿Hasta dónde planea llegar Disney con su imperio?

Estamos viviendo un año de ruptura para la industria del entretenimiento. En 2019 ya fuimos testigos del final de un universo de éxito inusitado —The Avengers— y veremos cómo concluyen otros tres: Games of Thrones, la saga Skywalker de Star Wars y los X-Men que conocimos con Bryan Singer en la dirección. Casi de manera simultánea, presenciamos cómo la industria se concentra cada vez más y el botín se divide entre unos cuantos.

Con la llegada de la era del streaming ha ocurrido un cambio sistemático en la industria: surgió un modelo de negocios que relaciona al productor directamente con el consumidor/espectador  (D2C, à la carte).  A simple vista, parece una guerra disputada esencialmente entre dos competidores —Netflix y Disney— que dejan al resto sin más posibilidad que repartirse las sobras. Pero hay que tener reservas: se trata de un periodo de cambios constantes, de mucha concentración y compra-venta, un juego donde los contendientes van surgiendo vertiginosamente y cualquier cosa puede pasar.

Hay seis majors fundamentales en la industria de la cinematografía: Fox, Disney, Warner, Sony, Universal y Paramount. Desafortunadamente para la mayoría, uno de los jugadores al acecho del trono les ha aventajado desde hace mucho, mucho tiempo. Y, al parecer, no tiene planes de retirarse.

Tras comerse a Fox, Disney se fortaleció para lanzar su propia plataforma de streaming. Con ese movimiento, se hizo también de otras dos —Hulu (70 por ciento que representa la suma de su participación, la de Fox y el diez por ciento cedido por WarnerMedia) e ESPN+—. También heredó otros canales del estudio y productoras hermanas como Fox 2000 —en vísperas de desaparecer— y Fox Searchlight, con esperanzas de sobrevivir porque representa una ventana para adultos de la que Disney carece.

La entrada de los estudios Walt Disney en Burbank, California. (REUTERS/Lucy Nicholson)

¿El nuevo rey?

Disney+ tiene a su favor una trayectoria de éxito al cultivar derivaciones de marcas con alta garantía de aprobación (Pixar, Star Wars, Marvel) y una capacidad insólita para explotar a sus personajes y universos hasta convertirlos en fenómenos y referentes culturales. ¿Quién se resistiría a ver series y películas de personajes que después aparecerán en las futuras películas más taquilleras? En pocas palabras, nos está obligando a consumir todos sus contenidos si queremos entender la secuencia y las ramificaciones de la trama.

También tiene de su lado el D2C: sus productos serán exhibidos directamente en su plataforma; cualquier intermediario quedará borrado del mapa. Eso le permite obtener, de primera mano, información sobre los gustos particulares de sus espectadores. De esa manera podrá generar el contenido que el mercado demanda y no derrochar su fortuna en experimentos.

La estrategia ya ha comenzado a generar ruido entre los inversores. Basta decir que tras el anuncio del lanzamiento de Disney+, las acciones de la compañía se elevaron nueve puntos, mientras que las de Netflix cayeron cuatro por ciento.

Pero Disney —ya lo sabemos— no se conforma.

El catálogo no es su único recurso para conquistar seguidores. ¿Qué busca en el futuro? Primero, un golpe en el precio de su servicio, que será considerablemente más barato que el de la competencia. Por otra parte, si bien su público principal son los niños, adolescentes y millennials (es decir, los que fuimos niños y crecimos consumiendo sus contenidos), la compañía de Burbank podrá, gracias a los contenidos de Fox, apostar por un cine para adultos, así como aspirar a premios y reconocimiento en rubros que hasta ahora permanecían fuera de su alcance. Todo esto sin contar todavía la presencia de ABC, Disney Channel y el otro cúmulo de contenidos que llegará cuando se finiquiten las licencias vigentes en otras plataformas.

Lo que está claro es que los distintos mercados a los que puede atender están más diversificados que nunca.

En la pantalla se despliega la información de las operaciones de las acciones de The Walt Disney Company en la Bolsa de Valores de Nueva York (REUTERS/Brendan McDermid)

La cereza en el pastel de Disney será la cantidad millonaria de dinero que podría ahorrarse en marketing, pues —repito— sus marcas consolidadas han permeado hasta el cansancio en el imaginario. Ahí no tiene mucho trabajo por hacer. Netflix, por otra parte, debe invertir considerables sumas de dinero en la creación y promoción de sus propias marcas.

No obstante, los esfuerzos de Disney miran hacia otro lado. A pesar de no ser la más rentable, su área de media es el ancla para la explotación de otras áreas. Es ahí donde se construyen los universos que luego serán exprimidos en otros ámbitos como los parques temáticos, donde, de acuerdo con The New York Times, invierte más que en Pixar, Marvel y LucasFilms combinados.

¿Qué necesita Dinsey+ para consolidarse? Una plataforma muy amigable con el usuario, visualmente atractiva y con gran facilidad de uso. Las condiciones son propicias. En su contra juegan apenas unos cuantos factores: que Hulu por el momento sólo está presente en Estados Unidos y Japón; que, a pesar de haber adquirido el control de la plataforma y tener derecho de exhibición sobre los contenidos de NBCUniversal por cuatro años —con la posibilidad de comprar el 33 por ciento de las acciones restantes—, si se vuelve el único accionista y Comcast decide retirar su contenido, Disney tendría que invertir de nuevo para generar producciones originales que se ajusten a la plataforma o hallar una manera de suplir esa carencia. Al mismo tiempo, la empresa podría enfrentar dificultades para lograr una expansión internacional, entre gestión de licencias y derechos de terceros.

La verdadera pregunta no es si Disney podrá vencer a Netflix en la guerra del streaming, sino cuándo planea detenerse.

NOTA DEL EDITOR: Una versión anterior de este texto fue corregida para cambiar la palabra cinco por seis en el párrafo donde se habla de los majors de la industria cinematográfica.

Acerca de Airy Nicole

Devoro películas y luego las distribuyo | Toco el cello | Hago música para audiovisuales | Amo los tacos | Twitter: @airyptica

1 comment on “¿Hasta dónde planea llegar Disney con su imperio?

  1. ¡Muy buen artículo!
    Que impacto está teniendo Disney en el mercado. Sólo queda esperar a conocer a la siguiente víctima de este monstruo del entretenimiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: