Libros Reseñas

Amazon, Apple, Facebook y Google: las pirañas que podrían llevar al mundo a la ruina

Las ideas sobre Amazon, Apple, Facebook y Google que Scott Galloway presenta en Four (Conecta, 2019) podrían condensarse en la sentencia marxista que declara a la religión como el opio del pueblo. Pero, a diferencia del filósofo alemán, Galloway —un emprendedor y profesor de la New York University School of Business— equipara a los titanes de la tecnología con los jinetes del Apocalipsis, no bíblico, sino del económico, que —asegura— se avecina peligrosamente a medida que los imperios de esa élite se expanden.

El subtítulo del libro —el ADN secreto de Amazon, Apple, Facebook y Google— adelanta lo que Galloway desmenuza a lo largo de 300 páginas, echando mano de estadísticas, estrategias y análisis.

Ya sé qué están pensando: “éste es un libro más del montón que promete enseñarnos cómo los millonarios se hicieron multimillonarios”.

Pues no lo es.

El gran acierto de Scott es que, para explicar el éxito efervescente de esas empresas —a las que denomina en conjunto como Los Cuatro— que se han escurrido hasta lo más recóndito de nuestra cotidianidad, relaciona sus prácticas con instintos humanos, necesidades cuyo origen se remonta a un pasado ancestral: Amazon representa la caza y la recolección; Apple, la procreación; Facebook, el  amor; y Google, la creencia en un Dios todopoderoso.

Four (Conecta, 2019)

Pero hay otra analogía aún más sugerente, destacada por Tom Upchurch en un artículo publicado en la revista Wired:

“En la teoría de Galloway, cada uno de Los Cuatro apela a un órgano humano específico. Google apunta al cerebro y nuestra sed de conocimiento; Facebook, al corazón y a nuestra necesidad de desarrollar relaciones con significado; Amazon, a las entrañas y a satisfacer los impulsos de consumo; y Apple, con sus sensuales y atractivos productos, tiene su foco en nuestros genitales”.

Como las pirañas, Los Cuatro han desarrollado un instinto voraz e insaciable para devorar a cualquier empresa con ciertos signos de éxito.

Quizá lo más relevante de Four es que retrata un momento histórico, quizá fugaz por lo cambiante del entorno digital, pero aterradoramente real. Por eso, la disección de Galloway es reveladora, pues muestra cómo, contrario a lo que podría pensarse, el esplendor de esas corporaciones no representa el progreso para los millones de usuarios que alimentan sus arcas.

“Esta hiperproductividad —escribe en las páginas finales— produce crecimiento, pero no necesariamente prosperidad. Los gigantes de la era industrial, como General Motors e IBM, emplearon a cientos de miles de trabajadores. El reparto del botín era más justo que hoy. Los inversores y los ejecutivos se hacían ricos, pero no multimillonarios, y los obreros, muchos de ellos afiliados a sindicatos, podían comprarse casas y lanchas a motor y mandar a sus hijos a la universidad.

Scott Galloway

“Esos son los Estados Unidos que millones de votantes enfadados quieren ver de vuelta. […] La economía de la tecnología ha arrojado una cantidad enorme de riqueza en el regazo de un pequeño grupo de inversores y trabajadores con un talento increíble y ha dejado atrás a gran parte de la fuerza de trabajo (creyendo, tal vez, que el opio del pueblo será poder ver video en streaming y tener un teléfono disparatadamente potente)”.

La disrupción que señala Galloway es “peligrosa para la sociedad” y “da como resultado ciudades en bancarrota y el auge de una política rabiosa por parte de quienes se sienten estafados”, así como la “consolidación de los demagogos”.

Las distorsiones, concluye el autor, son “visibles y preocupantes”. Sin embargo, lo más inquietante es reconocernos como parte del problema. Ni Jeff Bezos, ni Mark Zuckerberg o Steve Jobs son los tiranos solitarios que fraguaron este entorno. Si nos dirigimos a un precipicio económico es, en buena medida, a causa de la sociedad de consumo a la que pertenecemos y a la que contribuimos.

1 comment on “Amazon, Apple, Facebook y Google: las pirañas que podrían llevar al mundo a la ruina

  1. Desafortunadamente a la sociedad nos encanta toda ésta era digital, pero tal vez es porque no tenemos conciencia de hacia donde nos está llevando.
    De nueva cuenta felicidades a Dieresis po sus contenidos tan interesantes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: