Libros Reseñas

Un viaje por la subcultura del vino

Si alguien le hubiera dicho a Bianca Bosker que un día renunciaría a su confortable vida como periodista de tecnología para perseguir las manías de los más prodigiosos catadores de vino —hasta obsesionarse ella misma con convertirse en una—, seguramente habría reído a carcajadas.

Sin embargo, lo hizo: pasó un año y medio “siendo entrenada por dealers de vino vestidos con camisas a rayas”, según cuenta en la introducción de El vino, libro publicado en 2018 por la editorial Oceáno.

¿Por qué una periodista que lleva a cuestas el prestigio de haber publicado en medios como The Atlantic, The New Yorker, The New York Times o The Wall Street Journal se abandonaría al cobijo de un grupo de seres estrafalarios que conciben el vino como un arte que va “más allá del placer físico”, capaz de conmover “a niveles intelectuales y espirituales”?

Eso, precisamente, responde en las más de 380 páginas que conforman el libro, que ha sido descrito por Susan Orlean —célebre periodista del New Yorker y autora de El ladrón de orquídeas— como “un viaje maravilloso por la disparatada, frenética y seductora subcultura del vino y sus amantes.

El vino (Océano, 2018)

Siendo reportera, Bianca “había dedicado media década al tema tecnológico, escribiendo artículos virtuales sobre cosas virtuales en universos virtuales que no podían ser probadas, sentidas, tocadas u olidas”. Por eso, no es de sorprender que su despertar al placer dionisíaco no fuera espontáneo, sino más bien excéntrico.

A diferencia de la mayoría de los profesionales del vino, Bianca no se enamoró de la bebida gracias a un momento de epifanía ocurrido tras sorber la copa de un vino incomparable. Ella se rindió ante lo que el novelista escocés Robert Louis Stevenson llamó “poesía embotellada” gracias a videos en YouTube.

“Me obsesioné. Perdí tarde enteras pegada a mi laptop mirando videos de competidores descorchando, decantando, oliendo y escupiendo en su búsqueda del título del Mejor Sommelier del Mundo”, relata en las primeras páginas.

El libro, como su autora deja bien claro, “no es una guía para compradores de vino, ni una celebración crédula de toda las tradiciones del consumo”. Pero sí es un viaje narrado con entraña sobre las raíces de la obsesión, acompañada con sus dosis de humor y curiosidad.

Bosker es nuestra guía en este recorrido por fábricas de producción enológica, viñedos, competencias oficiales y hasta los laboratorios donde intenta responder, con evidencia científica, por qué el vino importa tanto.

La promesa es que a través de estas páginas, los lectores cambiarán su manera de beber “y quizá también su forma de vivir”.

Acerca de Ángel Soto

Editor web de Laberinto en Milenio | Toco el piano y hago música para audiovisuales | Produzco podcasts

1 comment on “Un viaje por la subcultura del vino

  1. Pingback: III. Poesía embotellada – Diéresis MX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: