Reseñas

¿Y si vamos a… Casa Marrano?

Comer con las manos, ensuciarse la comisura de la boca y chuparse los dedos puede ser uno de los actos más primitivos que aún tenemos a la hora de comer. Pero a fin de cuentas, como bien pensaba Steve Jobs, para qué quieres un lápiz —en este caso un tenedor— si tienes los dedos

Por eso suena descabellado pensar que para comer costillitas a la barbecue necesites cubiertos y manteles largos. ¿En dónde quedaría la experiencia de llenarse los dedos de esa salsa agridulce con toques de carbón y mezquite que baña la carne del cerdo? Si se te hizo agua la boca con tan sólo imaginar la escena, espera a conocer Casa Marrano, el nuevo smokehouse de la Ciudad de México que te invita justo a eso, a ser marrano: ensuciarte, llenarte de buena carne y disfrutar del acto de comer. Sin cubiertos, sin pretensiones.

Por definición, un smokehouse es una pequeña cabaña diseñada específicamente para ahumar carnes; de ahí que en Casa Marrano hagan de esta técnica un indispensable. Para ejemplo, el brisket

El trozo de pecho de ternera pasa por 16 horas marinándose en especias y ahumándose para después se cocido lentamente. El resultado es carne jugosa y llena de sabor a la cual es imposible resistirse.

El irresistible brisket (Foto: Ángel Soto)

Y están, por supuesto, las costillas, bañadas con una salsa casera que sabe totalmente diferente a cualquier otro barbecue que hayas probado. Todo gracias al toque especial que le da el chef Philip Davie Fruge, originario de Lousiana. 

Pero definitivamente lo que se lleva las palmas son las guarniciones. En especial dos platillos que hacen de Casa Marrano un lugar único: los camotes brûlée, horneados en sus propios jugos y caramelizados y sus bollos de jalapeño con queso cheddar. Recién salidos del horno y calientes son lo mejor que probarás. 

Acompáñalos con tu cerveza favorita. (Foto: Ángel Soto)

Mención especial se merecen las salsas de la casa, en especial la barbecue blanca a base de mayonesa y la barbecue con chile morita, que le da un toque acidito y picosito a la carne y que va perfecto para el paladar de los mexicanos.

Casa Marrano es para aquellos que disfrutan ensuciarse los dedos, pero también para comer delicioso y en un ambiente relajado y atento —sus meseros estarán al pendiente en cada momento por si necesitas algo—. Lo que le hace sobresalir de los demás lugares de barbecue que ofrece nuestra ciudad son esos destellos de recetas caseras que te harán soñar con ellas y volver una y otra vez. Aunque sea un viaje hasta Santa Fe.

Dónde: dentro de Barrio Santa Fe, en Antonio Dovali 95. 

Precio promedio: 300 pesos por persona y tienen paquetes para hasta 6 personas por 200 pesos. 

1 comment on “¿Y si vamos a… Casa Marrano?

  1. Se lee interesante… gracias por la recomendación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: