Entrevistas

Cómo un GPS cambió la vida de un pescador

Escuchar a “El Moi” hablar de su día a día lo hace uno entender cómo es que lleva más de 30 años siendo pescador. El pecho se le llena de orgullo al hablar de la empresa que logró consolidar después de varios años y no duda en agradecer a sus abuelos, quienes comenzaron con la tradición de salir a pescar a diario en las aguas de Punta Lobos, en Todos Santos, Baja California Sur.

Todos los días se despierta a las cinco de la mañana. A diferencia de su abuelo o su padre, quienes pescaban esperando vender la producción del día, él ya sabe que la mayoría de lo que saque tendrá un comprador. “El Moi”, quien lleva por nombre de pila Porfirio Montserrat Rodríguez González, es el proveedor principal de los chefs de los mejores restaurantes de Los Cabos, San José y Todos Santos; uno de ellos, el reconocido Javier Plascencia.

“Empecé con mi lancha y había días que mi teléfono ya estaba sonando antes de salir para decirme que necesitaban más pescados; y pues yo pesque y pesque para cumplir”, cuenta “El Moi” mientras, a unos pasos, el chef Jairo Villalvaso prepara las almejas chocolatas y ostiones que Montserrat acaba de pescar y que servirán como aperitivo en uno de los lugares más místicos de Todos Santos: The Cannery. Una nave de cantera abandonada que el chef Javier Plascencia ha resignificado para hacer cenas privadas. 

almejas

Y es que si algo reconoce “El Moi” que le ha ayudado para que su negocio prospere es, definitivamente, la tecnología y el internet. Ya no sólo se le facilita comunicarse con los chefs y saber a quién le venderá los atunes que pesca, también la llegada de radares y GPS ha hecho todo mucho más sencillo. Menos al azar y más a la precisión, pues dejó de guiarse por los montes y ahora utiliza coordenadas para localizar los bancos de peces.

“Antes mis abuelos ni mis tíos (sic) ocuparon GPS para ir a pescar en donde descubrieron los bancos. Cuando iba con mi abuelo y mi papá, me decían ‘el ancla, Moi’ y entonces miraban hacia el cerro y me decían dónde tirarla; y ahí era exactamente donde estaban los bancos”. Ahora, cuenta Moi, todos se guían con coordenadas y sacan mayor provecho de su día de trabajo.

moi

Así es como cada una de las 12 lanchas que conforman su cooperativa saca 200 kilos de pescado en un buen día. La pesca se reparte entre vendedores y chefs de la región que a diario le escriben mensajes de WhatsApp para apartar la producción del día y no quedarse sin materia prima para sus pescaderías o restaurantes.

Por eso, Moi asegura que no cambiaría su vida como pescador por nada. Para él, “el mar es la vida” y no duda ni un momento en zarpar en su lancha y pasar horas en altamar, rodeado de agua salada y sabiendo que ese es el sustento de su familia.

“Tú miras bien bonito debajo del mar. Es una chulada y es bien diferente. Estando allá ocupas la sensación de estar allá. Cuando miras el pescadar (el banco de peces) que está alborotado, no te interesa nada más que estar ahí”, describe con la voz emocionada por el recuerdo de esa imagen.

Más de 30 años viviendo del mar, “El Moi” sabe cómo agradecerle. Explica que de un tiempo para acá y gracias a las pláticas de las autoridades, se ha hecho más consciente sobre las especies que pesca y sabe que si en algún momento hay algún pez en veda o limitado, lo regresa al mar. Finalmente, lo vasto del océano es lo que le ha permitido mantener a su familia, tener un negocio propio, cumplir uno de sus mucho sueños —tener una Tacoma— y sobre todo, seguir haciendo lo que le gusta, estar en el mar.

0 comments on “Cómo un GPS cambió la vida de un pescador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: